2 de diciembre de 2021

Expo «Cornejo: vestir el cine», un homenaje a lo falso en FICAL

      Después de muchos años, el Festival Internacional de Cine de Almería (FICAL) ha vuelto a realizar una exposición. Se trata de «Cornejo: vestir el cine», una muestra de vestuario de la madrileña Sastrería Cornejo, que se puede ver hasta el 17 de diciembre de 2021 en la sala de exposiciones Fundación Unicaja de Almería. Esta sastrería de cine y televisión es una de las casas de alquiler y confección de vestuario de época más importantes del mundo. Nació en 1920 y, desde entonces, ha participado en cientos de producciones, tanto nacionales como internacionales, incluyendo algunas de las películas más destacadas de la historia del cine o de las series más vistas de la actualidad.

¿Algún original? y varias copias no declaradas

Por un lado, la exposición consta de trajes de películas y series rodadas en Almería: Lawrence de Arabia (1962); Por un puñado de dólares (1964); La muerte tenía un precio (1965); El bueno, el feo y el malo (1966); Conan, el bárbaro (1982); La vuelta de El Coyote (1998); 800 balas (2002); Juego de tronos (2011-2019) y Exodus: Dioses y Reyes (2014). Por otra parte, también se expone vestuario de otras grandes producciones: El Cid (1961), Doctor Zhivago (1965), La niña de tus ojos (1998), Alatriste (2006), Ágora (2009), Los miserables (2012), Blancanieves (2012), Vikingos (2013-2020), La bella y la bestia (2017) y La favorita (2018).

En primer término, vestuario del film Conan, el bárbaro

La exposición prometía ser una de las mejores actividades de la historia del festival, que ahora cumple su veinte aniversario. Sin embargo, la decepción ha sido mayúscula. En la nota de prensa se comenta que «se trata de una muestra única que hará las delicias de los aficionados que podrán disfrutar viendo las piezas originales del vestuario de películas que ya forman parte de la historia del cine». Nada más lejos de la realidad. Algunos de los trajes expuestos no son originales, sino réplicas. 

                                                                    Copia expuesta en Almería

El poncho de Clint Eastwood es completamente falso. Solo hace falta comparar la pieza expuesta con imágenes de la trilogía del dólar, para darse cuenta de que se parece muy poco al original. La realidad es que Cornejo no puede exponer el mítico poncho, ya que el original lo conserva el propio Clint Eastwood en su casa de Carmel (California), lugar del que ha salido en muy pocas ocasiones, como en una exposición dedicada a Sergio Leone en el Autry Museum of the American West (Los Ángeles, California, 2005-2006). La última vez en la que se pudo ver el poncho auténtico fue en el desfile conmemorativo del centenario de Carmel (2016), en el que Clint lo llevaba puesto mientras estaba subido en un carruaje.

Clint Eastwood y el poncho original

También es falsa, con total seguridad, la túnica árabe de Lawrence de Arabia, que llevaba el protagonista, Peter O’Toole. La pieza original fue fabricada por la sastrería inglesa Angels Costumes y, de hecho, allí se expone en la actualidad, como podemos ver en este enlace: https://www.documentjournal.com/2020/11/inside-londons-angels-costumes-a-dress-up-paradise-for-film-lovers/

Traje original  

         
Réplica en la exposición de FICAL

Hay otras piezas sospechosas de ser falsas en «Cornejo: vestir el cine». Por ejemplo, se exponen un par de trajes de El Cid, que fueron llevados por los protagonistas: Charlton Heston y Sophia Loren. Si bien es cierto que Cornejo confeccionó todo el vestuario de esta película y que lo guarda a buen recaudo en sus almacenes, los trajes expuestos en Almería parecen más bien unas réplicas. Al realizar un examen detallado de los mismos, se puede observar que las telas son demasiado nuevas como para tener sesenta años. Por otra parte, también es sospechoso la ausencia de vitrinas para la conservación y seguridad de unas piezas de tal importancia. Asimismo, el resto del vestuario de las películas de Sergio Leone ofrece muchas dudas acerca de su autenticidad, debido a que presenta un aspecto muy nuevo, unido a la problemática de que no se muestra ninguna imagen para realizar una comparativa.

Es muy sorprendente que un festival de cine con el prestigio de FICAL lleve a cabo una exposición con tan poco rigor. Por supuesto que se agradece que hayan decidido apostar por una muestra tan interesante, pero antes se deberían haber informado correctamente, a través de Cornejo, sobre qué piezas eran originales y cuáles no. Y de este modo, haber elaborado unos carteles en los que se hubiera dejado claro. Sin embargo, tanto la página web del festival como los medios de comunicación, afirman erróneamente que todos los trajes son originales, mientras que en la sala no hay ningún cartel confirmando ni desmintiendo nada. Desde luego, el público y la historia cinematográfica de Almería merecían más respeto.


Óscar Delgado Peces (Historiador, por la Universidad Autónoma de Madrid, y coautor de la exposición «Alcazaba, patrimonio de cine»). Miembro de Almeriacine

2 de noviembre de 2021

Charles Bronson y Almería, de Armónica a Chino Valdez

 El 3 de noviembre de 2021 se cumple el centenario del nacimiento de Charles Dennis Buchinsky en el seno de una numerosa familia de origen lituano. Vivió una infancia difícil y trabajó en una mina de carbón, lo que le dotó de un físico que, junto a su "sonrisa amenazadora e inquietante", en palabras de Sergio Leone, lo llevaría a desarrollar en el cine una prolífica y exitosa carrera, tanto en el western como en otros papeles de hombre rudo, como detectives de policía o justicieros.


Estamos hablando de Charles Bronson. En el libro 'Algo que ver con la muerte', Christopher Frayling relata cómo lo describía Sergio Leone: "Es el destino `[...], una especie de bloque de granito, impenetrable pero marcado por la vida". El director italiano había ofrecido sin éxito el papel de Armónica para su magna obra 'Hasta que llegó su hora' (1968) a Clint Eastwood y James Coburn, pero finalmente fue Bronson quien se metió en la piel de Armónica y hoy día nos sería imposible imaginar a otro actor como tal. "Un rostro hecho de mármol. Un mestizo que persigue implacablemente su venganza". Su elección le costó serias disputas a Leone con las productoras pero finalmente su mirada, su forma de moverse, la atmósfera que supo crear alrededor del personaje, conforman uno de los pilares de esta obra maestra del western. 

"Es una persona muy solitaria. Se sentaba con la gorra calada sobre los ojos como para no tener que ver a a nadie y no tener que saludar a nadie. Siempre tenía una pelota de goma en la mano, que hacía botar constantemente. Resultaba difícil obtener de él una sonrisa". Claudia Cardinale sobre Charles Bronson en 'Algo que ver con la muerte' (Christopher Frayling, 2002).

El papel de Armónica en 'Hasta que llegó su hora' (Sergio Leone, 1968) fue la gran oportunidad de Charles Bronson, cansado de encarnar secundarios en grandes títulos y con la decisión tomada de probar suerte en Europa. En un periodo de cuatro años fueron cuatro western en Almería, siempre en ese rol de mestizo, incluso de indio, gracias a su físico musculado y a sus peculiares facciones.


Después de trabajar a las órdenes de Leone entre mayo y junio de 1968, en la primavera de 1971 fue Link Stuart en 'Sol rojo' (Terence Young, 1971). Y si en la "ópera de violencia" de Sergio Leone compartió protagonismo con Henry Fonda, Claudia Cardinale y Jason Robards, aquí volvía a formar  un auténtico poker de figuras junto a Alain Delon, Toshiro Mifune y Ursula Andress.


Casi sin solución de continuidad con respecto al rodaje de 'Sol rojo', en mayo de 1971 se ponía a las órdenes de un director con el que tuvo en el futuro una relación muy fructífera. Se traba de Michael Winner y de 'Chato el apache' (1972). De nuevo un mestizo, perseguido por las ramblas del desierto de Tabernas por una partida capitaneada por Jack Palance.


Y sería un año después, a finales de 1972, cuando Charles Bronson visitaría por última vez Almería. Junto a su mujer, Jill Ireland, y a un jovencísimo Vincent Van Patten, protagonizó 'Caballos salvajes' (John Sturges/Duilio Coletti, 1973), una película particularmente unida a una localización almeriense, el Cañón Negro, entre el desierto y Filabres, donde se construyó un rancho.

Su mirada, sus pequeños ojos azules y su carácter imperturbable están unidos al paisaje de Almería y a la historia del western rodado en esta tierra. Valga esta sucesión de imágenes para recordarlo en su centernario.


En nuestras innumerables rutas por la geografía cinéfila almeriense Charles Bronson tiene ganado su lugar. Hace muchos años, bautizamos como Barranco de Chato un lugar muy escondido en el que desemboca, algunas veces con una altísima caída de agua, la rambla del Cortijo de la Viña, junto a la rambla Indalecio.


Aquí se construyó una humilde cabaña habitada por indios en 'Chato el apache'. Para nosotros, para siempre, aquello será el barranco de Chato.

15 de octubre de 2021

Recordando a Carlo. Con Giuditta Simi en Flagstone

 En nuestros veinte años de andadura por localizaciones de nuestra provincia, Guadix y el Marquesado del Zenete, en la vecina Granada, siempre los hemos considerado como una prolongación de los emblemáticos parajes western almerienses. Aún teniendo su propia identidad y una rica historia con algunos títulos que no recalaron en esta tierra, son muchas las producciones compartidas entre ambas provincias.

Ruinas del poblado Leone de La Calahorra.

En un principio prevalecía allí el uso de las líneas ferroviarias y estaciones próximas a las minas de Alquife, dado que el tren era un recurso cinematográfico inexistente en el desierto almeriense. Pero la genialidad de Sergio Leone y del arquitecto y escenógrafo Carlo Simi hicieron que en los primeros meses de 1968 se construyera en la carretera de Charches, junto a la estación de La Calahorra-Ferreira, un poblado western para el rodaje de la obra maestra 'Hasta que llegó su hora' (Sergio Leone, 1968). 

El inexorable paso del tiempo y el abandono y el expolio de materiales y edificios han convertido aquel 'poblado Leone' en un lugar con un indudable valor romántico y un foco de atracción muy potente para cualquier aficionado al cine del director romano. La amplitud de campo, la aridez y la luminosidad del lugar le confieren un halo de misterio incomparable.

Después de conocer en Burgos, durante la celebración del 50º aniversario del rodaje de 'El bueno, el feo y el malo' (Sergio Leone, 1966) a Elisabetta y Giuditta Simi, viuda e hija respectivamente, del gran Carlo Simi, y de volver a coincidir en Tabernas en 2018, cuando acudieron al Almería Western Film Festival con una exposición de planos y diseños del director artístico sugerida por Almeriacine, este año nos propusimos como un sueño de cinéfilos, junto a nuestros amigos granadinos David y Francisco, llevar a su hija Giuditta a conocer los restos y el emplazamiento de aquel tercer gran decorado que construyó su padre en el sureste español. 

Estación de La Calahorra-Ferreira

Aprovechando la vista de nuevo al AWFF, nos desplazamos con Giuditta Simi desde Tabernas. Aproximarnos por los llanos de La Calahorra, con la impresionante banda sonora de 'C'era una volta il west', compuesta por Ennio Morricone, sonando en el coche, ya nos hacía presagiar las emociones que íbamos a vivir.
Como preámbulo, parada en la estación de tren para visionar fotogramas, entre otras, de 'El bueno, el feo y el malo'. 


A falta de una buena grúa de cine, la cima de la pequeña montaña de balasto que existe junto a la estación se presta siempre para intentar emular aquella espectacular escena de la llegada de Jill McBain -Claudia Cardinale- al pueblo de Flagstone. Y así lo hicimos, claro.


Y, caminando desde la estación, hacia las ruinas de Flagstone. Las paredes y edificios aún en pie nos hacen rememorar con facilidad que allí actuaron nada menos que Henry Fonda, Charles Bronson, Claudia Cardinale, Giuliano Gemma o Terence Hill. A pesar de esa grandeza, la historia cinematográfica del poblado fue corta, con solo cuatro películas, éstas:

1968. 'Hasta que llegó su hora' - 'C'era una volta il west' (Sergio Leone), con Carlo Simi como director artístico, "set decorator" y diseñador de vestuario. 
1969. 'La muerte de un presidente' - 'Il prezzo del potere' (Tonino Valerii).
1973. 'Mi nombre es ninguno' - 'Il mio nome è Nessuno' (Tonino Valerii).
1975. 'El genio' - 'Un genio, due compari, un pollo' (Damiano Damiani), de nuevo con Carlo Simi como responsable de la dirección de arte.

El poblado que diseñó Carlo Simi, siempre vinculado al cine de Sergio Leone, pues también fue productor de las dos últimas películas, terminó su ciclo siete años después, de nuevo con el arquitecto Simi al cuidado de los latidos de esos edificios y calles.

Interior del saloon

Nuestra mañana allí estuvo llena de recuerdos compartidos. Después de conocer en 2018 los decorados almerienses de El Paso -'La muerte tenía un precio'-, actual Oasys-Minihollywood, y el rancho McBain o Sweetwater -'Hasta que llegó su hora'-, actual Western Leone, para Giuditta Simi quedaba este eslabón del legado de su padre en el western almeriense y granadino.

Bajo la mirada de Armónica -Charles Bronson-.

El poblado de Flagstone está partido -siempre lo estuvo, incluso en la época de rodajes- por una carretera y la mayor parte de los edificios supervivientes se sitúan dentro de una finca ganadera. El buen hacer en la logística de nuestros colegas granadinos permitió que pudiéramos entrar al antiguo saloon en el que, por ejemplo, se subastaron las tierras de Jill McBain en 'Hasta que llegó su hora' o desde cuyas ventanas se seguía o se participaba en un tiroteo.

Entrega de recuerdos a Giuditta Simi.

Recuerdos compartidos, como la visita de Giuditta de niña a Almería para visitar a su padre mientras trabajaba en el rodaje de 'Le llamaban California' (Michele Lupo, 1977): "me llevaron a ver las dunas de Almería". Para nosotros fue un regalo todo ese recorrido por Flagstone y su entorno con la hija de una figura como Carlo Simi, capital en el cine de Sergio Leone, y pendiente de reivindicar aún en su justo valor, como Sir Christopher Frayling, una eminencia en la materia, nos decía la tarde anterior al recoger su premio 'Desierto de Tabernas' en la 11ª edición del Almería Western Film Festival.

Francisco Arco y David con Giuditta Simi.

Miembros del grupo Almeriacine.

Tanto nuestros anfitriones granadinos, Marco David y Francisco Arco, como los miembros de Almeriacine que pudimos asistir, agradecemos enormemente a Giuditta Simi la confianza depositada en nosotros para compartir estos momentos plenos de emociones..

Os dejamos con este video que incluye algunos de los fotogramas que manejamos durante la visita para interpretar los restos del poblado.


Para más información sobre Carlo Simi os recomendamos su fantástica página de Facebook 
y su filmografía en IMDb


                                                           @Scenografo

Y para conocer con detalle los rodajes western en Granada, imprescindible este fabuloso artículo de Francisco Arco: "El western en la provincia de Granada (1961-1984)" publicado en La abadía de Berzano en tres entregas.


Más fotos de la visita, en la página de Facebook de Almeriacine

9 de septiembre de 2021

Rutas al Fresco Xtreme 2021

Cuatro años después hemos retomado nuestras esforzadas y calurosas Rutas al Fresco Xtreme, en su 4ª edición desde 2013. Esta cita de algunos meses de agosto almerienses ha mantenido su esencia aventurera más pura, con caminatas por el desierto sin temor al calor y con jornadas maratonianas en las que se nos ha vuelto a hacer de noche en mitad de alguna rambla.

        

'Curro Jimenez'. Ep. 'El destino de Antonio Navajo'

La primera entrega transcurrió por las minas de Rodalquilar, en busca de parajes recónditos aparecidos en nuestra admirada serie de TVE 'Curro Jimenez'. Esta guarida, que durante largos años se creyó ubicada en otro lugar, la encontramos hace relativamente poco tiempo y la revisitamos con nuevos devotos de Curro para recomponer el muro de la entrada y conservar ese espíritu que permanece de cuando se rodó el episodio 'El destino de Antonio Navajo' (Antonio Drove, 1977), con la presencia en el set de Sancho Gracia, Pepe Sancho, Álvaro de Luna, Antonio Iranzo y una joven Kiti Mánver.


Precisamente la actriz malagueña (kitimanver_oficial) nos dejaba este simpático comentario en nuestro perfil de Instagram recordando aquella experiencia "delinquiendo pa la tele" y a algunos de los grandes actores y actrices que trabajaron en la serie.



En jornada completa, fueron varios y distantes los escenarios visitados. Por la mañana, protagonismo para la huella de Sergio Leone en Sierra Alhamilla y su título 'Agáchate, maldito' (1971). Dos parajes que quedaron intactos después de sendas explosiones: la diligencia y el puente, y donde nunca más se ha rodado, y una vista impresionante sobre el rancho de McBain o rancho Leone, actual poblado Western Leone, precedieron a la comida en el pueblo de Tabernas. Por la tarde, una ruta de unos seis kilómetros desde Venta Cañicas, de nuevo Sergio Leone y 'Agáchate, maldito', hasta Sabata Hill y vuelta.

Vista sobre el rancho Leone

Ya a las puertas de la intensa ola de calor que ha azotado la península este verano, dedicamos una tarde, hasta la noche, a disfrutar de vistas menos conocidas del desierto. Desde las alturas que bordean ramblas como Genaro, Viciana o Verdelecho, vistas casi inéditas de desierto y alguna sorpresa como los preparativos de un imponente decorado para el rodaje de una serie de televisión internacional, previsto para septiembre, del que ya hablaremos más adelante.






Y cuando habíamos dado por finalizadas las RaFX de este año, una grata e inesperada visita desde el norte nos llevó a visitar el Monumento Natural Peñón de Bernal en busca de restos del templo de Thulsa Doom: 'Conan, el bárbaro' (John Milius, 1982). Otra gran experiencia que puso el perfecto colofón a un verano en el que intentamos volver a la normalidad a pesar de que la pandemia esté lastrando un año tan especial como este de nuesto 20º aniversario.



30 de agosto de 2021

Centenario de Joaquín Romero Marchent

Acaba de cumplirse el centenario del nacimiento del director y guionista Joaquín Luis Romero Marchent (agosto 1921-agosto 2012), una de las figuras capitales del inicio del cine en nuestra provincia.


Joaquín, "Tato" para los amigos, conoció Almería gracias a Alfredo Fraile. Según relata el propio director en el libro de Carlos Aguilar 'Joaquín Romero Marchent, la firmeza del profesional' (Diputación de Almería, 1999), "El director de fotografía Alfredo Fraile era muy amigo mío y casualmente coincidimos en el estudio donde veían proyección ('Tierra brutal', Michael Carreras, 1962, el primer western rodado en Almería). Entré con él en la sala, con interés ya que se trataba de una película del género que estaba tocando yo, y me quedé alucinado con aquellos paisajes. Lógicamente pregunté a Fraile dónde estaba rodado aquello y él me contestó que en Almería. Como puedes imaginarte, me faltó tiempo para decirle a Grimaldi que sabía de un sitio ideal en España para rodar nuestros siguientes westerns."

Sus cuatro títulos en Almería

La guía 'CINE' editada por el Instituto de Estudios Almerienses (1ª edición 2011 y 2ª edición actualizada y ampliada 2018), dedica un capítulo al director madrileño con el sugerente título 'Los paella westerns de Joaquín Luis Romero Marchent', pues, por orden cronológico´, bien pudieron ser denominados  'paella' o 'gazpacho' western, como precursores de la posterior ingente producción de westerns europeos, conocidos como 'spaghetti westerns'. El escritor y periodista Juan Gabriel García, coautor y coordinador de la obra citada, resalta cómo la decisión de rodar en Almería 'El sabor de la venganza' (1964) "marcaría de forma decisiva tanto la trayectoria artística del director como el futuro inmediato de Almería como plató cinematográfico. 'El sabor de la venganza' terminó de consolidar y promocionar las virtudes de Almería como escenario para el rodaje de películas y consolidó una forma de colaboración entre diferentes países, las coproducciones, que facilitaron el éxito del western europeo entre los espectadores. Estas circunstancias, potenciadas por la técnica de Romero Marchent y la calidad de sus películas, encumbraron Almería como el nuevo decorado del western europeo."

Fotograma de 'El bueno, la bomba y el malo' (Carles Prats, 2000)

"A Joaquín L. Romero Marchent -prosigue Juan Gabriel García- lo podemos considerar como el pionero del western europeo en el Mediterráneo y como el autor que dotó a este género de una entidad narrativa a la altura de las producciones norteamericanas de la épocas. "

Romero Marchent dirigió cuatro películas en tierras almerienses:

'El sabor de la venganza' (1964), 'Antes llega la muerte' (1964), 'La muerte cumple condena' (1966) y 'Fedra West' (1968), con la participación de actores como Robert Hundar, Fernando Sancho, Gloria Milland o Jesús Puente, además de figuras del género en la época como Richard Harrison o habituales del género como Luigi Pistilli, Aldo Sambrell, Benito Stefanelli...

Álvaro de Luna en FICAL 2017

En su última visita a Almería, con motivo del Festival Internacional de Cine de Almería, FICAL 2017, el actor Álvaro de Luna (1935-2018) nos recordaba, en el Patio de Luces de la Diputación Provincial, el gran valor de aquellas producciones western anteriores a Sergio Leone y de la figura de Romero Marchent.
Álvaro de Luna, que fue el entrañable 'Algarrobo' en la serie Curro Jiménez, de la que el propio Joaquín Romero Marchent fue el alma (dirigió nada menos que doce capítulos -por desgracia ninguno de los siete capítulos "almerienses"- y fue guionista de otros seis), dio sus primeros pasos en el cine como especialista y en dos de los westerns citados en esta publicación aparece acreditado en pequeños papeles.

El festival 'Almería en corto' homenajeó a Joaquín Romero Marchent en 1998 con el premio 'Almería, tierra de cine'. Así se hizo justicia con su obra y con su vinculación con esta provincia, de la que dijo que le atraían "el paisaje y la luz. La contrapartida, en pocas palabras. [...] Y de repente me encontré con un tipo de belleza que yo desconocía, que es la belleza del contraste profundo. [...] Es decir, la belleza dura, que impresiona y es bella como consecuencia precisamente de su dureza. [...] Almería conduce a un estado de ánimo para mi más atrayente en el cine, el de la dureza" (Declaraciones a Carlos Aguilar para su libro citado). 


Bibliografía:

'Guías de Almería. CINE'. Varios autores. Instituto de Estudios Almerienses. 2011 y 2018 (2ª edición ampliada y actualizada)
'Joaquín Romero Marchent, la firmeza del profesional. Carlos Aguilar. Diputación de Almería. 1999

19 de julio de 2021

Juan Manuel Jerez, nuestro testigo de la época dorada

Juan Manuel Jerez vivió en su primera juventud la época dorada del cine en Almería y fue testigo de excepción de imágenes y momentos que forman parte de la gran historia cinematográfica de nuestra tierra. Pero no sólo nos habla de memoria, porque además era un privilegiado aficionado a la fotografía en aquellos años finales de los sesenta. Llegó al grupo pidiendo ayuda sobre un recuerdo borroso y ya desde el principio nos proporcionó esa satisfacción de investigar y ayudar a quien se acerca a nosotros de buena fe. Desde entonces, su vasta cultura y formación aportan a Almeriacine amistad, calidad y muchos buenos momentos compartidos, entre otros lugares, en lo que él siempre llama su "desertico".

Juan Manuel y otros miembros de Almeriacine grabando para Canal Sur.


"Llegué a Almeríacine en 2007 y, aunque suene curioso, se debió a mi interés por las emergencias sanitarias, materia, entre otras, en la que formaba a futuros profesionales; por tal razón pertenecía a un grupo de una página web sobre emergencias en el que multitud de profesionales intercambiábamos experiencias y conocimientos. Pero había un foro en el que se comentaban experiencias personales de todo tipo menos profesionales; gustos aficiones, etc. Alguna vez se comentó algo sobre rodajes de películas y recordé que en mi adolescencia y primera juventud había vivido la época dorada de los rodajes en Almería. Me había encontrado más de una vez con decorados recientes y, al doblar alguna esquina con algún rodaje en aquellos tiempos donde se separaba al público mediante una valla y, a veces, algún municipal. Había visto a actores famosos por la calle o en la terraza de algún bar. Me encontré con John Lennon bajándose de una gran coche negro con los cristales tintados y teléfono, huyendo de nosotros como si fuésemos a aclamarlo; inocente él que no conocía a los almerienses. Vi a Brigitte Bardot haciéndose visible en la terraza del hotel Costasol  o circulando en un gran coche blanco, tapizado de rosa, y conducido por un chofer negro uniformado de blanco. Contemplé terribles aviones nazis en el aeropuerto."



Aviones para el rodaje de 'Patton' en el aeropuerto de Almería.

"Recordaba haber participado de figurante en alguna película de la que no recordaba el título. Entonces busqué en Internet y encontré el grupo Almeríacine, de cuya existencia no tenía ni idea. Hice la consulta contando las escenas en que había participado y me contestaron enseguida que se trataba de 'El Valle de Gwangi' (1969) y hasta me proporcionaron la película en un DVD que me entregaron en mi primera salida al desierto con aquel grupo de Yahoo. Era el verano de 2007 y  allá que fuimos apretujados en un Land Rover por el Búho, la rambla Indalecio, la Sartenilla, las Balsicas de Alfaro y los Baños de Alfaro para acabar comiendo en el bar Ambrosio entre fotos de cine y viejos proyectores. Fue una experiencia única, entre gente hasta entonces desconocida y maravillosa y descubrí los interiores del desierto, que sólo conocía por las películas y al atravesarlo unas pocas veces por la carretera de Murcia."

Decorados de 'Mando perdido'. Verano de 1965


"Almeriacine me ha enseñado casi todo lo que sé de rodajes en Almería, he conocido el desierto y otros lugares; me ha llevado a sitios que ni sabía que existían o que no pensaba que alguna vez podría ir. He aprendido sobre cine y me mantengo conectado con mi tierra. Sobre todo, he hecho buenos amigos con los que sé que siempre puedo contar."










Texto: Juan Manuel y Juanen 

#almeriacine20años

4 de junio de 2021

Antonio Martínez, entusiasmo y añoranza a 800 kilómetros

 Antonio Martínez tiene el mérito añadido de vivir la pasión que compartimos todos los miembros de Almeriacine desde casi 800 kilómetros. Fue de los primeros en aterrizar en aquel primitivo grupo de correo de Yahoo que forjó amistades que duran ya veinte años. Por él, por las escapadas que el trabajo solo le permitía en agosto, inauguramos hace ya unos cuantos años nuestras Rutas al Fresco (Xtreme), que nos llevaban a jornadas de ocho y doce horas recorriendo paisajes cinematográficos sin importarnos la crudeza del desierto en pleno verano. Después de patear juntos casi cada rambla del desierto de Tabernas, de haber pisado más de una vez la cima del monte Alfaro o de haber compartido jornadas inolvidables por toda la provincia, por la granadina comarca de Guadix o por tierras del Arlanza en Burgos, Antonio sigue soñando cada día con tener unos días libres que le permitan viajar al lejano oeste almeriense o volver a disfrutar de una edición del Almería Western Film Festival.

Rambla Indalecio, agosto de 2004

"Veinte años han pasado ya desde aquel lejano 2001 en el que navegando por Internet encontré por casualidad a Juanen, fundador de Almeriacine. Estaba buscando información sobre los paisajes almerienses donde Sergio Leone rodó su Trilogía del Dólar. En un foro di por casualidad con él y desde entonces son ya 20 años de aprendizaje sobre cine almeriense, no solo de Leone, sino de todo lo rodado en la provincia". 

Antonio, izqda., en nuestra primera aparición en prensa.

"De la mano de Almeriacine he caminado largos días por el caluroso y árido desierto, descubriendo a cada paso un lugar que me traía a la memoria películas que un día visualicé y que no sabía que hubieran sido rodadas en Almería. Pueblos que lucían como aldeas mexicanas, el desierto de Tabernas imitando a las Bad Lands americanas y las dunas de Cabo de Gata, reflejando el desierto africano o del lejano oriente, como sucede en 'Lawrence de Arabia'".

"La labor divulgadora de Almeriacine en redes sociales es muy activa, invitando a cualquier persona interesada en el tema a descubrir el cine rodado en la provincia. Formar parte de esta comunidad es sumamente gratificante. Cualquier duda que se tenga será siempre respondida, aumentando aun más las ganas de conocer la provincia y sus paisajes de cine. 

Por muchos años más de divulgación cinematográfica almeriense. Como diría el Coronel Mortiner en 'La muerte tenia un precio': “BRAVO”.



Texto: Antonio y Juanen
#almeriacine20años