12 de marzo de 2017

'Stop Over in Hell', el regreso del western al cine español

Ha sido publicitada como el regreso del western al cine español y lo cierto es que en las últimas décadas el cine español no se había atrevido a regresar al género. Y aquí está, 'Stop Over in Hell', un western español, con actores españoles y casting internacional, rodado en inglés, algo que no se ve todos los días. 

Si hay algo que caracteriza a esta película es su riesgo. Riesgo, porque el cine español no acostumbra a abordar estos proyectos. Riesgo, porque el amante del western la puede encontrar atrevida. Y riesgo, porque su carga de violencia y sanguinolencia incluso supera los parámetros del Spaghetti Western, una referencia que suponemos que sus artífices tenían presente. 

'Stop Over in Hell' es la tercera película de ficción de Víctor Matellano tras 'Wax' y 'Vampyres', dos películas de terror también rodadas en inglés. En este caso se atreve a pasarse al western con guión coescrito con Juan Gabriel García y Antonio Durán, dos especialistas del western. Intuimos que Durán y García han aportado toda las referencias y base propias del género, mientras que Matellano, aunque filma un western en toda regla no puede evitar en algún momento volver su mirada al género gótico del que precede. 




Parte del equipo presentando el proyecto en el Thyssen en enero de 2016




Presentación en AWFF 2016


Vimos esta película en el Almería Western Film Festival de Tabernas y después en la Muestra Syfy de Madrid. Las dos proyecciones fueron muy diferentes y con públicos también muy diferentes; en la primera aficionados al western y en la segunda al fantástico. Es curiosa la selección de westerns en los festivales de cine fantástico, como 'The Salvation' y 'Bone Tomahawk' en el de Sitges, suponemos que por aquello de la mezcla de géneros. Eso justifica también la presencia de Stop Over in Hell en este tipo de muestras, por los toques de género fantástico en el personaje de El Coronel (el protagonista-villano-psicópata).


La película tiene tres partes muy diferenciadas con diferentes tempos. La primera y la última, basadas en la acción, son más rápidas. En la intermedia la historia parece detenerse, suponemos que deliberadamente, para desarrollar un tempo reposado y basar la situación en la calma tensa. Es ahí donde 'Stop Over in Hell' arriesga tras un arranque vibrante y donde se espera que el espectador comprenda que esta es la calma antes de la inevitable tempestad. La primera y la tercera utiliza la música de forma contundente (de nuevo atrevida en su moderno concepto) mientras la intermedia basa su desasosiego en el silencio.  



Matellano da un salto importante en la dirección de actores y demuestra conocer el género a la perfección, incluso se da el lujo de hacer algunos homenajes. Entre los más evidentes, la vuelta a la cámara lenta, propia de Peckinpah o del propio Castellari, presente también en el reparto, y algunos detalles en planificación que guiñan al espectador un ojo de vez en cuando. El guión nos retrotrae a algunas obras de Mann, mezclado con Brooks, con el western político europeo, e incluso con Hellman.

Victor Matellano y Manuel Bandera en el set de rodaje en Colmenar



De lo mejor de la película, junto a la fotografía, el vestuario y las localizaciones, es el reparto, muy bien elegido y que combina intérpretes menos conocidos con colaboraciones de caras muy familiares. Destacan los personajes femeninos principales interpretados por Tania Watson y Veki Velilla, abordados con fuerza y contención. Y frente a ellas, la salvaje banda del Coronel con un lascivo personaje encarnado por Maarten Dannenberg, otro brutal y a la par infantil que interpreta Armando Buika, y destacando en el grupo Pablo Scola como El Coronel, histriónico, cínico, sádico y amoral, la estrella de la función. El resto del reparto también cumple su cometido con convicción, siendo de agradecer las colaboraciones de Nadia de Santiago, Guillermo Montesinos, Ramón Langa, Manuel Bandera (en el rol-homenaje al héroe del oeste) y Antonio Mayans, veterano presente en los últimos rodajes americanos en Almería. Y por supuesto, Enzo G. Castellari interpretando a un vendedor de betunes, quien parece ser el mentor de este proyecto cinematográfico. 

Victor Matellano y Enzo Castellari en el AWFF 2014



Si tomamos como base la fundamentación de esta página, hay un gran "pero" a Stop Over In Hell, y es que no se rodara más metraje en los emblemáticos decorados almerienses. Y cuando decimos "más metraje", obviamente os estamos invitando a descubrir la sorpresa almeriense que incluye. 

Por supuesto que no todo se encuentra a la perfección en la película, pero en general cumple con creces su cometido, divierte, estremece, desazona y sorprende, incluso en el final, inusual pero hasta cierto punto lógico. Valiente y arriesgada propuesta, pero es de agradecer que el western español esté de vuelta, esperamos que para quedarse. 

Cartel internacional de Stop Over In Hell



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada