4 de agosto de 2016

50BFM en Los Albaricoques


Los aficionados al western de Almería tenemos ya marcadas en el calendario anual dos citas mayores esperadas con mucha ilusión. Si una nos lleva cada mes de octubre hasta Tabernas y sus poblados para disfrutar con el Almería Western Film Festival -AWFF-, que este año llegará a su 6ª edición, la otra nos emplaza en la pedanía de Los Albaricoques (Níjar), donde por tercer año consecutivo se rinde culto a la obra de Sergio Leone.

Homenaje a Ruiz Escaño y descubrimento de panel de cine.

Si en años anteriores conmemoramos los 25 años de la muerte del genial director romano y los 50 años de 'La muerte tenía un precio', este 2016 tocaba el turno del cincuentenario de la obra maestra que cerró la trilogía del dólar: 'El bueno, el feo y el malo', a cuya celebración en Burgos asistíamos también hace una semana.
La localización en los cortijos del Campillo de doña Francisca de las escenas de presentación del personaje de 'Sentencia', interpretado por Lee Van Cleef, ha dado pie al traslado a este lugar de los actos de homenaje y recreación de este año.

Tuco y Rubio, Uroz y Sopa

La asociaciones Cabo de Gata-Níjar, con Manuel Hernández a la cabeza, y Tabernas/Níjar Western Passion, con la inestimable colaboración del actor y especialista Antonio Ruíz Escaño, que hace cincuenta años participaba en la película en esta localización y en la del cortijo la Hoya Altica, han hecho un esfuerzo encomiable por recuperar la noria (de la que quedaba un pequeño resto) y adecentar los alrededores. A partir de ahora, gracias a ellos y al Ayuntamiento de Níjar y su apuesta por el cine y el turismo de cine, el cortijo de doña Francisca se convierte en un nuevo punto marcado en la ruta cinematográfica de Los Albaricoques, un verdadero ejemplo para toda la provincia.

Homenaje a Manuel Hernández, con tarta de cumpleaños incluida.

Con la asistencia de varios cientos de aficionados, pudimos asistir a la recreación de la llegada de 'Sentencia' a la casa de los Stevens y al emblemático triello final, cuyo rodaje se produjo realmente en tierras burgalesas. Este hermanamiento entre aficionados de Almería y Burgos se puso de manifiesto con este homenaje al mítico escenario de Sad Hill, ambientado esta vez en Níjar, y con las palabras de felicitación y agradecimiento hacia los amigos de la Asociación Sad Hill por parte de Manuel Hernández.
Los participantes y algunos espontáneos.

Los papeles principales corrieron a cargo de Luis Sopa (Rubio-Eastwood), Álvaro Alonso (Sentencia-Van Cleef) y José Uroz (Tuco-Wallach), más las interpretaciones del propio homenajeado Antonio Ruíz Escaño (Stevens), Emi López (mujer de Stevens) y Marta López (niña en la noria). José Hita ejerció de perfecto maestro de ceremonias. Nuestro agradecimiento a todos ellos por su esfuerzo y buen hacer.

El día terminó con la proyección de la versión extendida de 'El bueno, el feo y el malo' en un lateral del cortijo del Fraile, que fue misión de San Antonio en la película.

Proyección de BFM en el cortijo del Fraile

Os dejamos con este video que recoge algunos de los momentos del evento.

                                        

Video final montado por José Hita, de la asociación Tabernas/Níjar Western Passion, con material de video de diversas procedencias.


1 de agosto de 2016

'El bueno, el feo y el malo': celebrando los 50 años en Sad Hill


"Hay dos clases de personas: las que cavan un rato y las que acaban los retos", Sergio García, uno de los integrantes de la Asociación Cultural Sad Hill, pronunciaba estas palabras justo antes de que, con la presencia de distintas autoridades de la comarca, se inaugurara la restauración del cementerio de Sad Hill, que diseñara Carlo Simi por indicación de Sergio Leone para la monumental película 'El bueno, el feo y el malo'.

Impresionante reto el que se plantearon los amigos de Sad Hill, con los grandes objetivos de desenterrar aquel cementerio mítico del 'Éxtasis del oro' y 'el triello' y de traer hasta Burgos a Clint Eastwood. Conseguido lo primero, casi alcanzan lo segundo.

La culminación de mucha ilusión y del trabajo de tantísimos voluntarios durante largos meses la hemos podido vivir en el Simposio Internacional que ha llevado hasta Salas de los Infantes y la comarca de la Demanda a algunos de los mayores expertos en la citada película y en el cine de Leone.



Desde el jueves 21 de julio hasta el sábado siguiente desfilaron por el teatro de Salas de los Infantes figuras de la talla de Carlos Aguilar -conferencia 'Sergio Leone: el hombre, el rito, la muerte'-, Peter J. Hanley, presentando su libro 'Behind-the-scenes of Sergio Leone's The good, the bad and the ugly' y Sir Christopher Frayiling, con la conferencia magistral 'Once upon a time in Spain...'.
Elisabetta y Giuditta Simi, viuda e hija respectivamente del gran Carlo Simi, trajeron la exposición 'Los diseños de Carlo Simi para El bueno, el feo y el malo', con una conferencia acompañadas del crítico italiano Fabio Melelli. Otros especialistas como Ángel Gª Romero, Anselmo Núñez y Anita Haas hablaron sobre 'La música de Ennio Morricone en los westerns de Sergio Leone' -el primero de ellos- o participaron en una mesa redonda a la que nos pudimos sumar desde Almeriacine.

Conferencia de Peter J. Hanley

Asistimos a momentos realmente entrañables como el homenaje a Eugenio Alabiso -montaje-, desplazado desde Italia, o el coloquio ' El trabajo de los extras en 'El bueno, el feo y el malo', con testimonios muy valiosos de quienes participaron como figurantes -frailes, soldados...- o trabajaron en la construcción de las trincheras para la batalla de Langstone o en el transporte. Nos conmovieron desde graciosas anécdotas hasta recuerdos imborrables como el de cruzarse su camión con Clint Eastwood que regresaba del rodaje hacia Covarrubias andando por la carretera con su palo de golf.

'La arena' empedrada de Sad Hill, desenterrada.

El día grande fue el domingo por la tarde, con la celebración popular en el propio cementerio de Sad Hill, en el valle de Mirandilla (Santo Domingo de Silos). Desbordados por la afluencia de público que quería disfrutar de estos momentos y con una muy buena organización y apoyo de Protección Civil, el valle se inundó de cinéfilos y curiosos para vivir lo más emocionante y esperado.
La Banda Alfoz de Lara interpretó varias piezas en el centro del empedrado desenterrado antes de que se recrearan las escenas de 'El éxtasis del oro' y 'El trielo' por parte del grupo 'Las Hienas Mesetarias Teatro'.

Recreación del triello

Antes de la película, bien provistos de ropa de abrigo en pleno mes de julio como exige el cine de verano burgalés, y gracias al material que Guillermo Fernández de Oliveira está consiguiendo para su documental 'Sad Hill Unearthed' (Zapruder Pictures), se proyectaron saludos de Ennio Morricone, James Heatfield (Metallica) y el sorprendente e inesperado de Clint Eastwood, felicitando a la asociación y a todos los implicados en la recuperación de este escenario. Fue la guinda más deseada antes de volver a disfrutar, en un paraje inigualable, de las andanzas de Rubio, Tuco y Sentencia en la 'película mejor dirigida de todos los tiempos'


                                       

¡Gracias a Diego, Sergio, Joseba, David y a todos los miembros y voluntarios de la Asociación Sad Hill por hacer todo esto realidad! ¡Enhorabuena!


                                         

29 de junio de 2016

Bud Spencer, el coloso de los mamporros

La noticia del fallecimiento de Bud Spencer a los 86 años, cuyo nombre real era Carlo Pedersoli, me produce una infinita tristeza. Se marcha un icono de mi infancia, un superhéroe de carne y hueso, la persona que mejor ha repartido hostias con la mano abierta, el inventor del puñetazo vertical, ese golpe que impacta con el puño de plano en la cabeza del adversario, una presencia carismática en pantalla y, sobre todo, una de las personas que a través de sus películas me enseñó a amar el cine.

Sí, tal afirmación puede resultar sorprendente, algún crítico purista, de esos que saben tanto que parece que escriben para sí mismos, me llamará loco pero, para los ojos de un niño de los mitificados años ochenta, asomarse a una película protagonizada por el tándem Bud Spencer – Terence Hill resultaba mucho más atractivo que ver cualquier clásico de la historia del cine.


Así me acerqué al séptimo arte. Primero fue Chaplin, después las películas de Los Hermanos Marx, a los que no debemos dejar de reivindicar, Leone entre medias, y las aventuras de Spencer y Hill, o de Spencer y de Hill por separado, aunque cuando no actuaban juntos se echaba mucho de menos a la otra mitad, siempre esperabas que el otro apareciese en cualquier momento.


Las alocadas películas de este dúo despertaron mi interés por el cine. Se trató del primer paso para descubrir un medio de expresión sin el que hoy día mi vida sería diferente, no sé si mejor o peor, pero completamente distinta. Porque lo mismo que uno no se adentra en la literatura leyendo a Joyce o a Pessoa, tampoco lo hace en el cine viendo las obras de Eisenstein, Ozu o Kubrick. Eso viene después y se disfruta con la madurez, cuando uno posee el bagaje suficiente para saborear las joyas que alumbraron estos autores.

Mi cabeza guarda algunas simpáticas anécdotas relacionadas con Bud Spencer, y Terence Hill, cómo no, que por cierto se llama Mario Girotti. Una de ellas nos lleva a cualquier día del calendario escolar de 1987, o 1988, uno de esos días en los que tocaba excursión y viajábamos en autobús hasta parajes remotos como Castala o el Arroyo de Celín para pasar la jornada en plena naturaleza.
En el viaje de vuelta el chófer nos dijo que iba a poner una película. (Espero que la SGAE no tome medidas retroactivas por estos hechos). En aquella tele de pantalla curva del autocar empezó a emitirse una película de Spencer y Hill, no recuerdo cual, eso no importa. De repente, todos los niños estábamos dando saltos y riéndonos a carcajadas con la orgía de tortazos y mamporros en aquellas disparatadas escenas en las que nuestra pareja favorita vencía a sorpasso limpio, perdón, sopapo, a los malos. Fue lo mejor de la excursión.

La otra anécdota la viví en Italia. En 1993 tal vez. Estaba en Roma en una especie de viaje de estudios. Uno de los primeros días almorzamos en una acogedora pizzería. Se me ocurrió hacer una gracia y le pregunté a la camarera si Bud Spencer y Terence Hill eran italianos. Mis compañeros de mesa alucinaron con la ocurrencia y rotundamente coincidieron en que había perdido la cabeza. “Hombre, son americanos, está claro”, sentenció uno de ellos. La camarera se ve que no era muy cinéfila, no me sacó de dudas, pero le arranqué una sonrisa y eso para mí fue suficiente.

Ahora recuerdo otra anécdota, de uno de esos largos días de invierno en los que a las cinco de la tarde es de noche. Mi padre me mandó al video club, cómo los añoro, para alquilar una película que nos amenizase la fría tarde. Tendría 10 años como mucho. Se fio de mi criterio. Volví a casa con ‘Pegafuerte’ (1978), una de tantas protagonizada por Bud Spencer cuyo argumento daba lo mismo, la clave es que hubiera mamporros, y los había.
Mi padre se mosqueó un poco. No le vio mucho potencial artístico a ‘Pegafuerte’, hubiese preferido algún éxito del momento tipo ‘Rambo’ o ‘Desaparecido en combate’, pero al final cedió y aquella tarde que hubiese pasado al olvido infinito, como pasan la mayoría de las tardes de nuestra vida, la estoy rememorando hoy aquí, al recordar al bueno de Bud, porque en cierto modo me hizo pasar un rato muy agradable con mi padre.

Podría resumir la biografía y trayectoria de Carlo Pedersoli pero a estas alturas no tiene sentido. Ya se ha contado mil veces que fue un nadador destacado, con varios Juegos Olímpicos en sus anchas espaldas, trabajador de embajadas, licenciado en Derecho y Sociología, fundó una compañía aérea, cantante, compositor…, y decenas de cosas más.

Luego llegó el cine. Al inicio con anecdóticas apariciones todavía como Carlo Pedersoli, una de ellas en ‘Quo Vadis’ (1951), hasta que coprotagonizó ‘Tú perdonas…, yo no’ (1967), un estupendo spaghetti western de Giuseppe Colizzi rodado parcialmente en España, y en Almería, en el que ya estableció pareja hasta la eternidad con Terence Hill. Entonces Carlo, como era habitual en aquel tiempo, ‘americanizó’ su nombre y escogió el de Bud Spencer, en honor a su cerveza favorita, la Budweiser, y su actor preferido, Spencer Tracy.

El dúo se consolidó en el western con ‘Los cuatro Truhanes’ (1968), al lado de Eli Wallach, y ‘La colina de las botas’ (1969), ambas de Giuseppe Colizzi y que junto con ‘Tú perdonas…, yo no’ conforman una trilogía muy respetada dentro del western europeo.

La química con su compañero de mil batallas fue sencillamente brutal. Hill, delgado y atractivo, ágil y pícaro, se mezclaba a la perfección con Bud, grande y fuerte, bruto y cándido. Emergieron como pareja en una especie de transposición latina y socarrona de ‘El gordo y el flaco’, los de toda la vida, los célebres Laurel y Hardy. En esa idea radicó su esencia.


Con ‘Le llamaban Trinidad’ (1970) se desató la locura. Fue un éxito enorme. De las películas más taquilleras de la historia del cine italiano y español, aunque con ella se escribieron los últimos capítulos del spaghetti western. La parodia llegó al extremo y se agotó la paciencia del espectador.


Pero si tengo que destacar un título de este par, me quedo sin duda con ‘…Y si no, nos enfadamos’ (1974), de Macello Fondato. Tal vez la más surrealista de sus películas, la más divertida y la más sinsentido. Coproducción italo-española con rodaje en Madrid, la delirante propuesta se advierte nada más repasar el reparto, con Donald Pleasence, Manuel de Blas o Emilio Laguna.


‘…Y si no, nos enfadamos’ reúne un puñado de escenas inolvidables e inclasificables. El duelo de comer salchichas por el que se juegan el mini bólido por el que compiten Bud y Terence, la persecución en moto, la pelea en el restaurante, la singular canción de la película y, por supuesto, la secuencia del coro con el famoso “lalalalalalalalalalalala” y Bud Spencer haciendo pedorretas mientras ambos sortean a un francotirador (Manuel de Blas) y Emilio Laguna, director del coro, rompe batutas hasta perder los nervios.

Bud Spencer nos ha dejado y el destino ha querido que mientras se marchaba, su inseparable Terence se encontrara en Almería, la tierra que los vio nacer como pareja fílmica, tal vez para localizar un futuro proyecto. No sé si esta circunstancia ofrece alguna lectura, pero no deja de ser una caprichosa casualidad. 

Lo que ya no se podrá hacer nunca es que ambos regresen para recibir un gran homenaje al lugar que los vio nacer. Hubiese sido genial, nos quedamos con esa espinita.

Como constatación de su calado sociológico queda el divertido anuncio de Bancaja de hace unos años, en el que Bud, enfadado, va repartiendo las distintas clases de mamporros de su repertorio a diestro y siniestro, con el personal choque de cabezas, el ‘fatality’ de sus golpes. Sin olvidar el celebritie que le dedicó Joaquín Reyes en Muchachada Nui: “Que no pase un día sin que deis una hostia, porque hostia que no se da, hostia que se pierde”.


Bud Spencer constituye una de las cimas del cine popular, un actor que ha calado en varias generaciones de cinéfilos de todo el mundo. Un emblema del entretenimiento en pantalla grande. Un símbolo que siempre permanecerá vivo en nuestro recuerdo con su tupida barba y sus grandes manos sentando cátedra. Un gigante bondadoso al que nos referimos como a uno mas de nuestra familia. Un coloso de los mamporros.


Giuseppe Pedersoli comunicó la muerte de su padre. Confirmó que no sufrió y que murió en compañía de su familia. Su última palabra fue “gracias”. Un digno adiós para alguien que nos ha hecho pasar muy buenos momentos, para una figura que alcanzó la universalidad traspasando fronteras y culturas. Para un hombre que se ganó la inmortalidad en un rincón privilegiado de nuestra memoria. Gracias Bud por haber hecho de este mundo un lugar más divertido.



Obituario escrito por el periodista y escritor almeriense Juan Gabriel García para ALMERIACINE y ADIOSGRINGO
Juan Gabriel García es miembro de Almeriacine. 

11 de junio de 2016

El nuevo boom de blogueros de cine

COMUNICADO.

Sergio Leone: "Porque soy el padre, sí, pero de un montón de hijos de put*"



Ayer, varias personas nos informaron de que habían recibido un mensaje con el siguiente origen: 
De: almeria cine <cinealmeria@gmail.com                Y no, NO SOMOS NOSOTROS

Desde hace algunos meses no paran de surgir aprovechados que se están subiendo al carro de la moda del cine rodado en Almería llevados por un desmedido afán de protagonismo: cinealmeria, almeriacinéfilo, CinedeAlmeria, Cinéfilos de Almería...Todas repiten lo mismo sin aportar nada original . Algunas de ellas jugando al equívoco con un nombre -ALMERIACINE- que lleva 15 años en internet y que tiene como una de sus máximas la moderación y no aburrir a las ovejas saturando la red de noticias REPETIDAS e infinidad de publicaciones diarias que van a conseguir que terminemos aborreciendo cualquier noticia relacionada con el cine 'made in Almería'.

Gracias por estar ahí. Vosotros ya nos conocéis.


Almeriacine. 15º aniversario, desde 2001 en internet www.almeriacine.es @Almeriacine 


¡Almeriacine ya existía 12 años antes del boom de 'Exodus'!

2 de junio de 2016

La trilogía del dólar de Sergio Leone en Andalucía

La Andalucía Film Commission presenta una ruta de cine titulada 'La Trilogía del Dólar de Sergio Leone en Andalucía' en una pequeña guía de 32 páginas, con ediciones en español e inglés, que recoge y transmite la importancia de las tres películas que el director romano rodó bajo los títulos españoles de 'Por un puñado de dólares' (1964), 'La muerte tenía un precio' (1965) y 'El bueno, el feo y el malo' (1966)


El periodista y escritor almeriense, Juan Gabriel García, autor de los textos y fotos, comienza situando la obra de Leone en el contexto de Almería y su riquísima historia cinematográfica. A partir de un mapa bastante esquemático se propone visitar algunas de las más conocidas localizaciones de los tres títulos rodados principalmente en Almería y en la vecina comarca granadina de Guadix.

Las fichas de cada una de las películas se suceden junto a breves artículos como 'Sergio Leone y Granada', 'Cortijo El Sotillo. El nacimiento de un mito: el hombre sin nombre', 'El magnetismo del desierto', 'Los Albaricoques. Una tierra convertida en icono', 'Oasys-Minihollywood: testigo de la historia'... Escenarios emblemáticos como el Cortijo del Fraile, el Tablero de la rambla de Alfaro o las dunas de Cabo de Gata completan un recorrido selectivo, que no ruta como tal, por algunas de las localizaciones más celebradas por aficionados de todo el mundo y con mayores facilidades de acceso.

Varias páginas con diferentes artículos.

Además de en descarga directa en formato pdf desde las páginas web de Andalucía Film Commission y Turismo Andaluz, este cuadernillo desplegable se podrá conseguir en papel  en oficinas de turismo de Tabernas, Almería y Guadix, así como en diferentes oficinas de Andalucía y España.



Como siempre, ha sido un honor colaborar en este proyecto para promoción de nuestra provincia.

Este fue el video de la presentación:


                                        

17 de mayo de 2016

Ruta solidaria por decorados de cine

Este mes de mayo hemos guiado una ruta de senderismo con participación de unos cuarenta amigos y voluntarios del Teléfono de la Esperanza en Almería. Siempre es un placer colaborar con iniciativas de este tipo.

Caserío del Chorrillo.

Con un total de siete kilómetros y un importante desnivel en la bajada inicial desde los Baños de Sierra Alhamilla, la ruta transcurrió por toda la explanada del Chorrillo, escenario estrella de las últimas grandes producciones cinematográficas que han pasado por Almería.
En el caserío del Chorrillo, junto a los antiguos cocherones de locomotoras y algunas casas remozadas para el reciente rodaje de la serie 'Penny Dreadful', con restos aún de fuegos de las luchas en 'Assassin's Creed', recordamos el origen minero y ferroviario de ese enclave, así como las distintas películas que desde la década de los sesenta se han rodado en sus cercanías.

En la calle principal del gueto.

El precioso paseo de palmeras nos condujo hasta el decorado del gueto de 'Exodus: Dioses y reyes', que hace pocos meses se reconvirtió en poblado dothraki para la 6ª temporada de 'Juego de tronos'

Parte del grupo en el interior del gueto y pueblo dothraki.

Por donde se situaron el templo dothraki y dos años antes el gran palacio de 'Exodus' caminamos en busca de la antigua traza del ferrocarril minero que atravesó el paraje hasta 1927. Justamente en su primer puente, el de Espinaza, llegó el momento de rememorar el primer rodaje western en Almería: 'Tierra brutal' (Michael Carreras, 1962), y otros posteriores como 'Las pistolas no discuten' y 'Adios, Texas'

Puente de Espinaza, escenario de primeros western en Almería.

El regreso por la rambla de Espinaza nos permitió completar el círculo con una vista sobre todo El Chorrillo, justo al atardecer, cuando nos regala una luz dorada difícil de igualar.
Desde aquí hasta los Baños de nuevo encaramos una exigente subida por pista, con la satisfacción de haber dado a conocer una vez más un paraje cuya belleza ha sido descubierta por muchos gracias al séptimo arte. Volveremos siempre al Chorrillo.

Gracias a los voluntarios del Teléfono de la Esperanza por esta grata iniciativa. Para más información sobre esta entidad de voluntariado podéis pinchar sobre este enlace.

11 de mayo de 2016

Rodando para Destino Andalucía (Canal Sur TV)

A comienzos de abril volvimos a colaborar con el programa de Canal Sur 'Destino Andalucía' para un espacio dedicado a los paisajes cinematográficos de Almería.


Después de aquel recorrido por nuestra ruta del cine en las minas de Rodalquilar, pasando por el cortijo del Fraile y llegando hasta Los Albaricoques, en julio de 2012 (ver publicación en este blog), en esta ocasión mostramos el paraje de El Chorrillo, en las estribaciones de Sierra Alhamilla, en Pechina, tan de actualidad por los grandes rodajes que se han sucedido allí desde octubre de 2003: 'Exodus: dioses y reyes', 'Juego de tronos', 'Assassin's Creed' y 'Penny Dreadful'.



                                                

El programa titulado 'Paisajes de Cine' fue emitido el 30 de abril con una duración de 12 minutos, en los que el equipo almeriense de Kinética Producciones Audiovisuales muestra con maestría la belleza de El Chorrillo y la rambla de Espinaza, con los decorados de las últimas grandes producciones de largometrajes y series de televisión, el desierto de Tabernas, con el poblado Fort Bravo y las rutas en 4x4 de Malcamino's, la riqueza gastronómica del restaurante Las Eras de Antonio Gázquez, el pueblo de Turrillas y la pedanía nijareña de Los Albaricoques, donde volvimos a acompañar al anfitrión, Manuel Hernández, por las calles y la era en las que Sergio Leone rodó escenas míticas con Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Gian Maria Volonté.


Os dejamos con el programa completo. Hasta la próxima.